martes, 20 de junio de 2017

La traumática historia del trauma.









19-TLP o Trastorno Límite de la Personalidad.

El trastorno límite de la personalidad es una enfermedad relativamente nueva, fue descrita en 1934 por una psicoanalista llamada Helene Deutcsht con el nombre de “personalidad como si”, que hacía referencia a una clínica bien distinta a aquella que clasificaba los malestares mentales en tres grandes grupos de la psicopatología clásica: neurosis, psicosis y perversiones.

El Trastorno límite de la personalidad (en adelante TLP) no era ni una cosa ni otra y sin embargo poseía y posee elementos de todas las series, síntomas depresivos que no son depresiones, ataques de rabia que no son proporcionales a los estimulos recibidos, una tendencia a la inconsistencia y una incapacidad de formular proyectos a largo plazo y otros síntomas nuevos como el sentimiento crónico de vacío, o la incapacidad para estar solos. Aquí puedes ver los criterios diagnósticos para el TLP según DSM. Dicho de otro modo, se supuso que el TLP sería una forma de transición entre neurosis y psicosis.

Se trataría pues de una forma de transición dialéctica entre la histeria y la esquizofrenia, entre el vértice I y el vértice A. O dicho de otra forma: se trata de una forma “evolucionada” de la histeria, una histeria desbordada, es decir una forma adaptada a las sociedades opulentas y que se caracteriza por una agravación de la clínica clásica. Del mismo modo, otros autores han hablado de neoconversión para explicar certos síndromes clínicos alejados de la histeria clasica como lo que sucede en el dolor neuropático. Todo parece indicar que la histeria se oculta cada vez en distintos y más complejos nichos donde la sospecha médica de engaño quede por fin eliminada.

Se trata de una expresión más de la plasticidad con la que los cerebros individuales enfrentan las contradicciones de su tiempo y es obvio que si la histeria emergió en tiempos de la represión sexual, hoy ya se encuentren en franca retirada, pues como decía Foucault: “El poder ya no opera a través de la restricción del deseo sino a través de la diseminación y la legitimación de todos los goces”.

Sobre esta frase de Foucault volveré más abajo cuando hable de la identidad. El TLP es un trastorno muy prevalente en las sociedades actuales y muy difícil de tratar, y además un trastorno que afecta más a las mujeres que a los hombres y que conlleva un enorme riesgo de suicidio. Con todo se acepta que el TLP tiene una causa traumática, si bien se trataría de traumas precoces vividos durante los primeros años de vida y que afectaría -al contrario de la histeria clásica, no al cuerpo- sino a la identidad y del mismo modo a través de esa “chica para todo” que es la disociación.

El principal factor ambiental considerado en todos los estudios es siempre el trasfondo familiar, aunque se ha visto que no existe conexión entre estas condiciones familiares y las que se dan entre las capas socioeconómicas más bajas (París, 2001). Se darían dos tipologías de familias en las que aparecen casos de TLP (Cierpka, Reich, 2001) aunque existen combinaciones: de una parte, familias «caóticoinestables» y, por otra, «familias negligentes y practicantes del abuso emocional». Las familias caóticoinestables se caracterizan por constantes crisis matrimoniales y disputas familiares, escenarios impulsivos, alcohol o dependencias y utilización de los hijos como chivo expiatorio.

El otro tipo de familia tiene como rasgos característicos la frialdad con los niños, desmoralización o invalidación, negligencia, separación temprana de los padres, o fases largas de depresión por parte de los padres (Ruiz-Sancho y Gunderson, 2001). Un punto adicional es que los investigadores asumen que en las familias en las que se dan casos de TLP y otros trastornos de la personalidad, los síntomas se pueden trasmitir por la conducta (Cierpka, Reich, 2001). Por tanto, la impulsividad de los padres con TLP puede afectar negativamente a la descendencia, que sufre de ese modo un daño similar al que tuvieron sus padres.

Dicho de otra forma: la genética no es la única forma de transmitirse enfermedades o patologías, sino que -como decían nuestros abuelos- el ejemplo es lo más importante (“haz lo que hago y no lo que digo”).


Enlace completo:https://pacotraver.files.wordpress.com/2016/11/la-traumatica-hisotria-del-trauma-definitiva.pdf

Trastorno Limite de la Personalidad: causas.













El Trastorno Límite de la Personalidad puede tener como causa la existencia de experiencias traumáticas durante la infancia. Se cree que los factores genéticos también desempeñan un papel en el desarrollo de este trastorno. Lo más probable es que deban darse varios de estos riesgos de forma conjunta para que aparezca el #TLP.
Según muestran modelos explicativos psicoanalíticos, el TLP es un trastorno de inicio temprano. Esto significa que en los afectados se han mantenido estructuras y pautas de pensamiento características de la infancia temprana. Durante esta etapa los conflictos causados por odio y envidia son frecuentes, y no existe una percepción diferenciada de la propia persona o de los demás, sino una valoración rígida de los individuos como “totalmente buenos” o “totalmente malos”.
En los últimos años, se ha estudiado la influencia de los episodios de abuso en el desarrollo del trastorno límite de la personalidad. Así, se ha comprobado que más del 80% de los pacientes han sufrido experiencias traumáticas graves como, por ejemplo, abuso sexual o físico, o violencia doméstica extrema.
En muchos casos, el autor de los abusos es una persona de referencia importante, de modo que las víctimas se enfrentan a la contradicción de que la persona amada, que ha de protegerlas, es la misma de la que deben protegerse. Esta discordancia impide a los afectados asumir y expresar su ira y repugnancia hacia la persona de referencia. Es probable que en el caso del trastorno límite de la personalidad estos sentimientos negativos se vuelvan hacia uno mismo, de forma que el abuso se justifique debido a la “maldad” de la víctima. Las experiencias de abusos también pueden marcar de modo decisivo las relaciones posteriores, ya que se viven simultáneamente emociones incompatibles. Por ejemplo, el afecto del autor de los abusos unido al miedo hacia él; el sentimiento de ser el elegido, pero también una vergüenza suma. Esta contradicción extrema de los sentimientos provoca que los pacientes fluctúen entre los polos extremos también en su trato posterior con otros individuos.

Los recuerdos se convierten en una carga

En la terapia de personas que han sufrido experiencias traumáticas se ha observado que, a medida que se habla repetidamente sobre el suceso traumático, las reacciones emocionales de la mayoría se debilitan. Por el contrario, en los pacientes con trastorno límite de la personalidad el recuerdo reiterado del abuso aumenta los sentimientos opresivos. Parece que estos presentan una mayor susceptibilidad neurobiológica. Además, procesos traumáticos repetidos llevan a estos pacientes a desarrollar una alerta constante ante posibles amenazas. Como consecuencia pueden tener ante estímulos aparentemente inofensivos respuestas extremas, como por ejemplo síntomas disociativos. En estos casos los pacientes pierden toda conexión con la realidad y se sienten a sí mismos como extraños: se altera la percepción de sí mismos de modo que se sienten ajenos a determinados actos o sentimientos propios (despersonalización). Los síntomas disociativos pueden aparecer en las ocasiones en que perciben subjetivamente una amenaza. Es comparable a la catalepsia en los animales: cuando la persona no dispone de recursos de actuación para responder a la amenaza, los síntomas disociativos ayudan a huir de la situación. Sin embargo, de esta forma el paciente con TLP no tiene la oportunidad de aprender cómo superar un peligro percibido actuando por él mismo. Los síntomas disociativos, tales como cambios en la percepción espacial y temporal, la sensación de estar de pie junto a uno mismo o de no poder sentir nada, son vividos como algo extremadamente alarmante por las personas con trastorno límite de la personalidad. Con frecuencia ponen fin a ese estado desagradable por medio de conductas autolesivas, por ejemplo cortándose o clavándose objetos punzantes para volver a sentirse a sí mismos.
No obstante, no todos los pacientes que sufren trastorno límite de la personalidad han padecido abusos. Lo que sí parece un factor común a todos los afectados es haber crecido en un entorno en el que las conductas y las personas eran siempre juzgadas como “totalmente buenas” o “totalmente malas”. Por ejemplo, un patrón de conducta típico aprendido podría ser no poder enfadarse nunca siendo un niño “bueno”. Esto deriva en que los afectados no aprenden a gestionar de forma adecuada situaciones difíciles o sentimientos negativos. En el historial de los afectados con TLP también son frecuentes negligencias emocionales extremas o una educación severa en exceso.

Dra.Patricia Alva

martes, 13 de junio de 2017

La Codependencia













La familia como sistema recibe de manera frontal el impacto de una adicción, de modo que no existe familia que no se afecte y muestre síntomas de disfunción, cuando uno de sus miembros se enferma de adicción.
Paradójicamente además, la familia afectada por la adicción, termina produciendo un sistema de conductas que apoyan al desarrollo de la adicción. A esto le llamamos codependencia.

Definición de CodependenciaLa codependencia se define como el ciclo de patrones de conducta, y pensamientos disfuncionales, que producen dolor, y que se repiten de manera compulsiva, como respuesta a una relación enferma y alienante, con un adicto activo o en una situación de toxicidad relacional.

Quiénes desarrollan Codependencia?La codependencia puede ocurrir en cualquier persona que está en contacto con la adicción de otra persona, ya sea un familiar, amigo, compañero, pareja o cliente que sufra de adicción. Ademas existen otros desordenes de conducta y enfermedades que pueden generar codependencia, tales como la esquizofrenia, la violencia, el maltrato y las neurosis. Toda persona expuesta a estos desórdenes, puede desarrollar codependencia.
Muchas veces alguien que ha desarrollado codependencia por crecer en una ambiente disfuncional adictivo, no manifiesta grandes síntomas hasta que se casa o forma una relación de pareja. Por otro lado, con mucha regularidad las hijas de adictos, terminan casándose con otros adictos, aún sin que esto sea una decisión conciente.

Cuales son los síntomas de la Codependencia? La codependencia se caracteriza por una serie de síntomas tales como:

1.- Dificultad para establecer y mantener relaciones intimas sanas
2.- Congelamiento emocional
3.- Perfeccionismo
4.- Necesidad obsesiva de controlar la conducta de otros
5.- Conductas compulsivas
6.- Sentirse sobreresponsables por las conductas de otros
7.- Profundos sentimientos de incapacidad
8.- Verguenza tóxica
9.- Autoimagen negativa
10.- Dependencia de la aprobación externa
11.- Dolores de cabeza y espalda crónicos
12.. Gastritis y diarrea crónicas
13.- Depresión

Estos síntomas se presentan primero en la relación enferma que produce la tensión, pero luego se transfiere a las demás relaciones del codependiente.

Disfuncion Familiar Las relaciones famliares y la comunicación se van haciendo cada vez mas disfuncionales, debido a que el sistema familiar se va enfermando progresivamente. La comunicación se hace mas confusa e indirecta, de modo que es mas fácil encubrir y justificar la conducta del adicto. Esta disfunción se va convirtiendo en el estilo de vida familiar y produciendo en muchos casos el aislamiento de la familia de los contactos sociales cotidianos. Las reglas familiares se tornan confusas, rígidas e injustas para sus miembros, asi como los roles de cada miembro familiar que se van distorsionando a lo largo del proceso de avance de la adicción. Todos los miembros de la familia se afectan de este sistema de reglas disfuncionales, y es allí, donde los niños van formando su carácter codependiente, que puede facilitar el desarrollo de adicciones o de relaciones enfermas en el futuro.

FacilitaciónLa conducta codependiente es una respuesta enferma al proceso adictivo, pero además se convierte en un factor clave en la evolución de la adicción. O sea que la codependencia promueve el avance del proceso adicctivo. A este concepto le llamamos "facilitación". Existen diversas formas que toma la facilitación que oscilan entre la colaboración y la agresión. Los codependientes no pueden darse cuenta de que están facilitando el problema, en parte por la negación y en parte porque están convencidos que su conducta esta justificada, debido a que están "ayudando" a que el adicto no se deteriore más, y a que la familia no se desintegre.

MaldiagnósticoEs más frecuente de lo que pensamos, que las personas codependientes acudan en busca de ayuda médica, pero sin mencionar el problema que les aqueja en el seno familiar, por lo que los profesionales de salud encargados de hacer el diagnóstico, terminan etiquetándolo como "depresión" o simplemente "estres". A pesar de que la codependencia cursa con sentimientos depresivos, es importante tener en cuenta de que la depresión en este caso, es un síntoma de la codependencia, y esta a su vez es causada por el proceso adictivo que ocurre en la familia. Si se logra hacer el diagnóstico correcto, es más probable que la familia reciba la ayuda apropiada para resolver la codependencia y la adicción.

Codependencia Profesional Los profesionales de la salud que trabajamos en esta área del tratamiento de las adicciones, siempre estamos en riesgo de desarrollar condependencia como resultado de la exposición crónica a la adicción de nuestros pacientes. Los que tenemos experiencia, sabemos eso y nos protegemos, manteniendo nuestro cuidado personal y los límites sanos en la relación terapéutica. Sin embargo con alguna regularidad los profesionales se "enganchan" en relaciones codependientes, con las personas que sufren de adiccion o con sus familias. Muchas veces la intención es genuinamente la de ayudar, pero no ayuda en nada establecer una relación codependiente con un adicto. Las manifestaciones de esta condependencia podrían ser muy variadas, desde asumir reponsabilidad por el adicto, hasta protegerlos de las consecuencias de sus decisiones, y darle sermones repetitivos, o nunca referirlos a los servicios de tratamiento para adicciones. Pronto estaremos ampliando acerca de este tema que nos parece de especial relevancia.

Recuperación de la CodependenciaAsi como la adicción es una enfermedad tratable, la codependencia también lo és. El tratamiento de la codependencia puede consistir en una mezcla de psicoterapia y asistencia a grupos de autoayuda, hasta sesiones estructuradas de terapia familiar. Muchas veces la recuperación de una familia afectada por la adicción, comienza con la recuperación de los codependientes, sin embargo es necesario que el codependiente ponga el foco en su propia recuperación y cuidado personal, para que esto ocurra. 

Los grupos de autoayuda para familiares de adictos, tales como: Familias Anónimas, Alanon y Codependientes Anónimos son de gran utilidad en el proceso de recuperación familiar y de la codependencia.
La codependencia es el resultado del impacto de la adicción en la familia. Esta codependencia se manifiesta a través de patrones de conducta y relación que son disfuncionales y que facilitan el desarrollo de la adicción. La codependencia es tratable y la recuperación es posible.


Dr, Saúl Alvarado
Médico adiccionista

jueves, 8 de junio de 2017

Primera Sesión de Charlas Jurídicas de AEXFATP






















Si tenéis dudas jurídicas relacionadas con asuntos de salud mental, nos complace invitarles a la Primera Sesión de Charlas Jurídicas de AEXFATP, que tendrá lugar el próximo

 22 de junio de 2017 a las 19:00 horas en la Residencia Universitaria Hernán Cortés (Av. Antonio Masa Campos 28, Badajoz).

Esta primera edición de Charlas Jurídicas estará a cargo de Dña. Lourdes Díaz Bernardo, letrada del Ilustrísimo Colegio de Abogados de Badajoz, quien nos hablará de:

    - Poderes preventivos y autotutela.
    - La legítima y sus posibles restricciones en casos de inhabilitación.
    - Medidas alternativas a la incapacitación y a la curatela.



Esperamos vuestra asistencia. 

lunes, 5 de junio de 2017

Cena Benéfica



















TP CARTAGENA MM celebrará el próximo 17 de junio su quinta cena benéfica para recaudar fondos con los que sufragar las terapias que actualmente realizan las personas con trastornos de la personalidad, así como promover su plena integración social y laboral.
El evento tendrá lugar en el restaurante Los Habaneros (calle San Diego, 60), a las 21.30 horas, y el cubierto tiene un precio de 25 euros por persona. Durante el acto, los asistentes entrarán en el sorteo de un gran premio, también habrá un bingo familiar y muchas sorpresas que no dejarán indiferente a nadie.


Las invitaciones ya pueden reservarse en los teléfonos de la asociación.
TP CARTAGENA MM:  868 09 02 72 y 687 092 289, y su entrega será en sus instalaciones (calle Carlos III, 52, 5F).


Pero si alguien no puede asistir y quiere colaborar, puede hacerlo a través de la ‘mesa cero', en la cuenta de Caja Rural: ES68 3018 57518020 2127 7922. Todo con un fin concreto: conseguir fondos para hacer más fácil la vida a quienes padecen Trastorno de Personalidad.
¡Os esperamos!

viernes, 2 de junio de 2017

Trastorno Límite de Personalidad: Tratamiento desde un enfoque Cognitivo Conductual





Es importante observar que el término “Límite” se ha empleado de diversas maneras. Al principio se utilizaba cuando el profesional no estaba seguro del diagnóstico del paciente porque presentaba una mezcla de síntomas limitando entre la neurosis y la psicosis. También se usó para amontonar todos los pacientes difíciles de diagnosticar. La teoría de que los pacientes estarían entre la neurosis y la psicosis ha sido descartada desde los años ochenta, pero los términos "Borderline" o "Límite" han perdurado. (Beck y Freeman, 1995)

El tratamiento del Trastorno Límite de la Personalidad ( #TLP) suele representar un reto para los profesionales por la gravedad y variabilidad de la psicopatología de estos pacientes. Su elevada prevalencia en la práctica clínica y la dificultad para abordar su compleja problemática, ha despertado en los últimos años un creciente interés por la elaboración y el mejoramiento de estrategias terapéuticas para que sean más eficaces.


Es por esta razón que la importancia de este trabajo radica en la presentación de los aportes de las técnicas de tratamiento desde un enfoque Cognitivo Conductual. Tomando principalmente postulados del psiquiatra Norteamericano Aaron Beck con su propuesta de Reestructuración Cognitiva, al inicio de la década de los sesenta, y también presentar los últimos avances formulados en la década de los noventa, por una docente de psicología Estadounidense llamada Marsha Linehan, con la Terapia Dialéctica Comportamental. El aporte de Linehan es el enfoque de tratamiento mejor validado en el panorama científico actual. La Terapia Dialéctica Comportamental para el TLP, es un desarrollo Cognitivo Conductual altamente estructurado que combina el entrenamiento en habilidades de regulación emocional en grupo con sesiones de terapia individual en la que se utilizan estrategias terapéuticas específicas.

Para entender la presentación de los tratamientos de corte cognitivo se hace necesario una explicación de la variedad sintomatológica y los criterios diagnósticos de estos pacientes.


DESCRIPCIÓN DIAGNÓSTICA PARA EL TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD

El Trastorno Límite de Personalidad (TLP) es definido como una pauta duradera de percepción, de relación y de pensamiento sobre el entorno y sobre si mismo en la que hay problemas en diversos aspectos como la autoimagen, la conducta interpersonal, marcada por inestabilidad en sus relaciones e impulsividad en sus acciones, que mas tarde pueden reconocer como irracionales. También se destaca la inestabilidad en sus estados de ánimo, donde los rasgos más predominantes son la intensidad de las reacciones emocionales, pasando de un estado depresivo a uno marcado por intensa ira o ansiedad. Esto comienza a principios de la edad adulta y se dan en diversos contextos como lo indican cinco (o más) de los siguientes criterios extraídos del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR, 2002):

1.- “Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginado... cuando perciben una inminente separación o pérdida se provocan cambios en su autoimagen, afectividad, cognición y comportamiento...” (DSM-IV-TR, 2002 p. 790) La incapacidad de tolerar la soledad los lleva a pensar o sentir que serán abandonados y reaccionan de manera angustiosa o furiosa. Además, creen que la separación con las personas que se preocupan por ellos se debe a que son malos o perversos.


2.- “Un patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizado por los extremos de idealización y devaluación”. (DSM-IV-TR, 2002 p.790) Cuando el sujeto con este trastorno realiza gestos hacia las personas de su entorno lo hace para que pueda satisfacer sus propias necesidades y además, para que le presten más atención y preocupación, de no ser así, ellos cambian de opinión con respecto a estas personas de idealizarlas a devaluarlas.

3.- “Alteración de la identidad: autoimagen o sentido de sí mismo acusada y persistentemente inestable... se producen cambios bruscos y dramáticos de la autoimagen, de opiniones y los planes sobre el futuro de los estudios, la identidad sexual, la escala de valores y el tipo de amistades...” (DSM-IV-TR, 2002 p. 790) Su imagen es de desgraciados y llegan a pensar que no existen. Esto ocurre cuando sienten que no están siendo apoyados o acompañados como ellos esperan.

4.- “Impulsividad en al menos dos áreas, que es potencialmente dañina para sí mismo (gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones de comida)” (DSM-IV-TR, 2002 p. 791)

5.- “Comportamientos, intentos o amenazas suicidas recurrentes, o comportamiento de automutilación. ...suicidio consumado se observa de 8-10%... los actos de automutilación e intentos suicidas son muy frecuentes, siendo esto último uno de los motivos importantes y recurrentes por los que estos sujetos acuden a tratamiento...” (DSM-IV-TR, 2002 p. 791) Estos actos se llevan a cabo por los sentimientos de abandono que estos pacientes experimentan. La automutilación puede ocurrir durante experiencias disociativas. Estas conductas dañinas les proporcionan un alivio frente aun sentimiento de maldad o les reafirma su capacidad para sentir.

6.- “Inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo” (DSM-IV-TR, 2002 p. 791) Estos pacientes son hipersensibles a los estímulos ambientales, lo que lleva a una reactividad frente a las situaciones interpersonales que se acompañan se tensión. Son pocas las situaciones en las que se observa un estado de satisfacción que prime en su estado de ánimo.

7.- “Sentimientos crónicos de vacío... se aburren con facilidad y están buscando siempre algo que hacer”. (DSM-IV-TR, 2002 p. 791) Los individuos con este trastorno siempre buscan actividades que los puedan mantener ocupados. Sin embargo, a pesar que en un principio puedan manifestar entusiasmo en estas actividades son de breve duración, se aburren con facilidad, no encuentran actividades que los llene completamente.

8.- “Ira inapropiada e intensa o dificultades para controlar la ira... es frecuente que expresen ira inapropiada con sarcasmo extremo o explosiones verbales y que tengan problemas para controlarla...” (DSM-IV-TR, 2002 p. 791). Cuando estos pacientes sienten que su entorno esta teniendo despreocupación hacia ellos, surgen sentimientos de ira, que conlleva una consecuente pena o culpa por sus conductas inadecuadas, reforzando así este sentimiento que tienen de ser malos.

9.-“Ideación paranoide transitoria relacionada con el estrés o síntomas disociativos graves” (DSMIV- TR, 2002 p. 791) Cuando experimentan fuertes situaciones de estrés se pueden presentar síntomas disociativos, como la despersonalización. Estos sentimientos de estrés pueden surgir como respuesta a un abandono real o imaginado.

Con toda la descripción propuesta por el DSM podría pensarse que estos pacientes siempre se encuentran en un torbellino. Sin embargo, pueden experimentar periodos estables. Aún así, cuando llegan a consultar se debe a que experimentan momentos de crisis, cuando su sintomatología es variable, por lo que su diagnóstico resulta más complejo en comparación con otros trastornos. Es por esto, que Beck y Freeman (1995) proponen incluir otras posibles características para la identificación de estos pacientes, aunque no pretenden sumarlas como criterios diagnósticos adicionales.

Dentro de estas características se toma en cuenta la presentación de los síntomas que se dan de manera mezclada y pueden variar de un día o semana a otra. También se cuentan las reacciones y vulnerabilidad emocional fuerte y desproporcionada, presentando una hipersensibilidad a estímulos mínimos. Importa incluir, también, la autoinvalidación, es decir, tendencia a invalidar sus propias emociones, pensamientos y conductas que puede dar lugar a un intenso sentimiento de vergüenza, odio e ira dirigida hacia sí mismos.

También, se incluyen las relaciones interpersonales, que como consecuencia de la visión inestable del individuo acerca de si mismo, se vuelven carentes de finalidad y confusas. Se producen dificultades para establecer límites personales así como para respetar los límites de los demás. Suelen provocar en las personas cercanas desconcierto, incomprensión e impotencia, presentando frecuentes problemas de convivencia y relaciones intrafamiliares conflictivas. Tienden a confundir intimidad con sexualidad y tienen dificultad para tolerar la soledad y el tener que cuidar de sí mismos.


Finalmente, es de suma importancia integrar los patrones de pensamiento de los pacientes Boderline que guardan íntima relación con la terapia Cognitiva Conductual que se describe mas adelante. Aquí encontramos la tendencia de clasificar dicotómicamente, ya sea a los otros, de su lado o en su contra, a las situaciones, desastrosas o ideales, y a su conducta, de despreciable o perfecta. Estas concepciones cognitivas los lleva a acciones y reacciones emocionales extremas. Además, basan sus creencias en sensaciones más que en hechos. Se suma también, las cogniciones de que el mundo es peligroso y que él es un ser vulnerable, incapaz de hacerle frente a las amenazas del ambiente, o que lo lleva a estar siempre a la defensiva y no mostrarse débil frente a diversas situaciones, presentándose continuamente tensión y cautela frente a sus relaciones.


Los pensamientos influyen en los sentimientos y sensaciones del paciente lo que lo lleva a acciones descontroladas y estas acciones permiten reforzar las cogniciones que llevan a una resistencia al cambio, por lo cual se hace necesaria una intervención psicoterapéutica.



Enlace : http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-41232007000300014

martes, 30 de mayo de 2017

Maternidad y Salud Mental: el último Tabú.










¿Puedo ser buena madre si tengo un trastorno mental? ¿Cómo afectará la medicación al feto?¿Heredará mi hijo el trastorno? ¿Cómo voy a cuidar de un niño si yo misma necesito que me cuiden a veces? ¿Tendré más posibilidades de sufrir depresión posparto? ¿Cómo le explicaré a mi hijo mi enfermedad? Miles de mujeres se hacen este tipo de preguntas cuando el instinto de ser madres choca con el estigma social y el autoestigma.
— Albert, ¿tú sabes lo que le pasa a mamá?
Con estas palabras, Ino Moya encaró una de las conversaciones más difíciles de su vida. Fue el día en que explicó a su hijo mayor, en términos que pudiera entender a sus once años, que padece un trastorno bipolar y que estuvo ingresada en su día.
— ¿Has estado en el manicomio?
— Se llama psiquiátrico.
— ¿Pero estás mal de la cabeza?
— No, hijo. Mamá tiene un trastorno mental, pero puede hacer todo lo que quiera.
Ino, contable, «terapeuta de reiki y especialista en bioneuroemoción», decidió revelarle a su hijo su enfermedad, pues está convencida que los secretos influyen en el desarrollo de los niños. Más tranquila y segura, se lanzó tiempo después a contárselo al pequeño, de siete años, y la conversación fue sensiblemente más corta:
— Ferran, ¿tú sabes lo que le pasa a mamá?
— Sí. Que estaba mal de la cabeza, pero ya está bien.
«Yo nunca había querido ser madre, pero mi primer hijo me dio la vida», reconoce Ino, que tuvo a Albert con treinta y dos años, cinco años después de ser diagnosticada con un trastorno mental. «La enfermedad supuso un punto de inflexión en mi vida, pero tener a mi hijo, ¡eso sí que fue un antes y un después!», exclama. «Me ayudó a darme cuenta de que yo era capaz de hacer lo que cualquier persona, y me dio una fuerza impresionante», añade.
Cuidar y ser cuidada
«¿Seré capaz de cuidar de un hijo si a mí me han tenido que cuidar?». Esta pregunta daba vueltas en la cabeza de Ino cuando empezó a sentir ganas de ser madre, y es la misma duda que reconocen haber tenido las demás mujeres con trastorno mental consultadas para este reportaje. «Hablé con mi marido y lo consultamos con mi psiquiatra, que nos dijo que no habría problema, porque ya llevaba bastante tiempo estabilizada. Me dijo que sería cuestión de dejar la medicación unos meses antes de la gestación, ya que puede dañar al feto». Ino cuenta que pudo dejar de tomar sin problemas el litio, un estabilizador del estado anímico, pero le fue imposible con el ansiolítico, así que la psiquiatra optó por sustituirlo por otro más indicado para el embarazo. «En ese momento, me arriesgué a que mi vida se desequilibrara, porque había algo dentro de mí que me movía a hacerlo», relata.
No es el caso de Sonia Avellaneda, una pedagoga social diagnosticada de Trastorno Límite de la Personalidad ( TLP). Con cuarenta y dos años ya no se plantea tener hijos. «Quizá ya sea tarde. Me faltaría una vida para ser madre», confiesa. Durante una época trabajó en un Equipo de Atención a la Infancia y la Adolescencia (EAIA) y vio muchos casos de madres con problemas de salud mental que habían perdido la custodia de sus hijos. «Una vez tuve que evaluar si una madre con el mismo trastorno que yo podía tener visitas con su hijo», explica. «¡Yo, que por aquel entonces escondía en el trabajo mi diagnóstico!», revela. «En esa época aumentó mi miedo a la maternidad: me traumatizó ver a niños tutelados, abandonados. Me ha podido más el miedo a no ser buena madre que las ganas de tener hijos», confiesa.

martes, 16 de mayo de 2017

AVATI-TLP

Participa en la comunidad AVATI

Déjanos tus comentarios, tus vivencias, tus impresiones.
La Comunidad de AVATI es un lugar de reflexión, un lugar para compartir todo lo que puede ser de utilidad a los afectados, a sus familias y a toda la sociedad.
¡Entra ahora en la COMUNIDAD o REGISTRATE!
Contacto; Info@avati-tlp.com -C/ Ronda S/N (Frente a nº5) 3ºD- 48005 Bilbao - Vizcaya




domingo, 14 de mayo de 2017

Las relaciones familiares en el entorno del paciente afectado por, Trastorno Límite de Personalidad ( TLP )











Las relaciones familiares en el entorno del paciente afectado por, Trastorno Límite de Personalidad     ( TLP ) pasan por diferentes etapas, cada una de las cuales, incluso a veces, llegan a parecernos, totalmente “contradictorias”. 


Difícilmente, cuando comienzan en casa unos padres a darse cuenta de que algo no va bien, son conscientes, de la complicada y larga batalla en la que toda la Familia se verá envuelta. Cada miembro del entorno familiar lo vivirán diferente, unos con distancia,incomprensión,incredulidad,rabia,enfado,desprecio,etc.etc.etc…..

Y otros con impotencia,miedo,inseguridad,dependencia,apegos excesivos,etc.etc.etc.
Con semejantes bucles de emociones y sentimientos intensos en un entorno familiar diario, la convivencia se va poco a poco convirtiendo en “insoportable y toxica”. Salir de estas situaciones, prácticamente siempre, requiere ayuda Profesional, donde todos los que conviven con el paciente “desaprendan” mecanismos y conductas que no benefician ni al paciente ni a ellos mismos.

En una Asociación de Afectados y Familiares por Trastornos de la Personalidad y/o Enfermedad Mental, el primer contacto llega casi siempre con una llamada de la familia, pidiendo ayuda para el “paciente”.

Y eso suele ser, después de pasar por largos periodos de búsquedas de respuestas, consultas a diferentes Profesionales, cansados de diferentes “diagnósticos” y años de relaciones conflictivas entre los miembros de la familia, diferentes diagnósticos o porque han leído o visto “alguna información”, donde todo parece encajar con lo que ellos están viviendo en casa. “Estamos desesperados”, es la petición de ayuda que se sigue repitiendo al cabo de los años en relación al paciente TP/TLP y sus familiares.  



sábado, 13 de mayo de 2017

¿Que fué de la madre esquizofrenógena?












El concepto de madre esquizofrenógena es hoy una reliquia conceptual, pero durante la primera mitad del siglo XX tuvo mucha influencia social a partir sobre todo de las descripciones de ciertos psicoanalistas y no solamente de psicoanalistas como veremos después.

Pero no fueron solo los psicoanalistas los que observaron estas interacciones patológicas entre ciertas madres (y entornos familiares) y sus hijos -futuros esquizofrénicos-.sino que también la escuela de Palo Alto con Grigory Bateson al mando desarrollaron en su momento una teoría interpersonal de la esquizofrenia, la teoría del doble vinculo.

El caso es que todas teorías y prácticas terapeuticas derivadas de ellas cuentan hoy con poco apoyo de evidencia (como se dice ahora) y hablar de psicoterapia de la esquizofrenia es una rareza, si bien se puede intervenir psicoterapeuticamente en las grandes psicosis con objetivos limitados; o bien como alternativas psicoeducativas, o bien como aprendizajes sociales destinados a minimizar los riesgos de su bajas habilidades sociales o bien para asegurar la adherencia al tratamiento.

El último hallazgo -con poco hueso- ha sido demostrar que en las recaídas de esquizofrénicos intervienen en gran manera los ambientes familiares caracterizados por una “alta emoción expresada” (EE), de modo que una de las tecnologías que hoy usamos en la práctica es modular en el seno de la familia el ruido ambiental que caracteriza las interacciones entre sus miembros, presididas por los contenidos críticos, las desvalorizaciones, la hostilidad, los gritos, las invalidaciones y en suma el ruido.



viernes, 24 de febrero de 2017

61º Congreso de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente, Integrando Miradas.

61 Congreso de AEPNyA 2017, Castelló





Como Presidente del Comité Organizador es un orgullo y un honor presentar el 61º Congreso de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente, Integrando Miradas, que celebraremos en Castellón de la Plana del 15 al 17 de junio de 2017.

En la Organización de un evento de esta envergadura nos hemos implicado todos los profesionales de los equipos de Salud Mental Infantil que atendemos a la población infanto-juvenil en nuestra provincia.

Conocedores de la existencia de diferentes miradas desde las cuales aproximarse al sufrimiento de la Infancia y convencidos como estamos de la necesidad de adoptar una actitud integradora de esas formas de mirar, nuestro objetivo y misión es poner en marcha un Congreso en el que el tema central sea la Integración en Salud Mental infanto-juvenil: integración en el trabajo diario entre profesionales; integración entre perspectivas teóricas explicativas de las patologías; integración entre diferentes abordajes terapéuticos; integración entre diferentes agentes sociales implicados en el cuidado de los menores (sociedad, escuela, familia, sistema de protección, justicia…)

Para ello estamos trabajando en la elaboración de un programa científico que cumpla con las expectativas y refleje esta realidad de nuestro día a día. Estamos convencidos de que solo con una mirada integradora y participativa podremos atender a las demandas y necesidades de una población tan vulnerable como la infancia y la adolescencia, tan crucial para el devenir futuro de la Sociedad.

Os invito desde aquí a participar en el Congreso, tanto con el envío de propuestas de trabajos como con vuestra asistencia a nuestra ciudad, donde será un placer poder recibiros y compartir unos días juntos.

Cordialmente,
Matias Real López
Presidente del Comité Organizador

martes, 21 de febrero de 2017

La autolesión: El lenguaje del dolor.





Dar significado al dolor no ha sido un tema fácil; entender que hay personas que se lo autoinfligen dificulta aún más la comprensión, si lo único que sabemos de él es que todo el mundo lo evita y teme sufrir. 

Pues, ¿qué sentido tiene generarse dolor físico para evitar un sufrimiento psicológico mayor?, ¿cómo una persona puede llegar a crear esta necesidad en la que a veces, ocultando sus lesiones, tira por tierra el argumento de que intenta llamar la atención? 
El presente manual explica, a través de casos y testimonios reales de pacientes, cómo muchas veces el origen de la autolesión es mucho más inocente de lo que los demás interpretan y no tiene que ver, en gran parte de las ocasiones, con un juego relacional en el que el paciente pretende manipular y conseguir beneficios de las personas de su entorno más cercano.
La autolesión se presenta aquí como respuesta a todas estas preguntas, dándole un sentido coherente al sufrimiento y a las conductas autolesivas; como medio para dejar de sentir, de sufrir, pero sobre todo como una alternativa a la muerte y al suicidio. Dolores Mosquera, en su incesable búsqueda e inquietud por conocer los más complejos sentimientos y comportamientos del ser humano, acerca al lector a la autolesión de una manera sencilla y de fácil comprensión, deteniéndose en cada motivo y discriminando este acto de la aparente relación y fácil confusión con el comportamiento suicida. 
Además de profundizar y matizar en los distintos medios y formas de autolesión, no olvida los fines, esenciales para poder abordar e intervenir en un tratamiento eficaz: a veces, como medida de control y regulación emocional; a veces, como señal de identidad; en otras, como medio de expresión emocional, en donde la ira, la culpa o el castigo se convierten en los protagonistas; y, en otras ocasiones, como dificultad para asumir o diferenciar responsabilidades.
Todos estos aspectos hacen del presente manual un libro imprescindible para los profesionales en el trabajo en clínica con pacientes que se autolesionan, además de una ayuda fundamental para la comprensión de los familiares e incluso para los propios pacientes que, careciendo de otros recursos y habilidades tanto de comunicación como de expresión emocional, optan por la autolesión como una medida que, aunque desesperada y desadaptativa, les permite sobrevivir y regular sus emociones.


Escrito por Dolores Mosquera Barral, su 1ª edición en mayo de 2008 publicado por la editorial Ediciones Pléyades. Dolores Mosquera Barral es psicóloga, fue directora de LOGPSIC. Entre sus libros se encuentran Diamantes en Bruto I y II y ha impartido diversos cursos y talleres.

sábado, 18 de febrero de 2017

PATIM LAMENTA LA “EXCESIVA AGRESIVIDAD” DE LA PUBLICIDAD SOBRE JUEGO "RESPONSABLE"



En los últimos años el juego on line ha ido ganando protagonismo frente al resto de adicciones. Muchas miradas se han dirigido hacia esta conducta que se está convirtiendo en uno de los principales problemas para toda una nueva generación digital y para sus familias. Uno de cada tres pacientes que demandan tratamiento en Patim lo hacen por abuso del juego. Y las cifras siguen aumentando en el último año. La proliferación de operadores del juego y una publicidad “excesivamente agresiva” para conquistar una posición privilegiada en un mercado en expansión alimentan las conductas de riesgo.
El gasto en publicidad realizado por los operadores durante el último trimestre del año pasado es de 31,72 millones de euros, lo que supone un aumento respecto al trimestre anterior del 62,57%, según los datos recogidos por la Dirección General de Ordenación del Juego, dependiente del Ministerio de Hacienda.
“El juego es una herramienta de socialización fundamental, de niños aprendemos muchas cosas jugando pero entonces estamos tutelados por nuestra familia, en la sociedad actual muchas personas no son conscientes de esos límites y las campañas de publicidad sólo nos presentan el lado más amable del juego, enviando mensajes a través de personajes que son referentes para los jóvenes o promocionando juegos de respuesta rápida y con una capacidad adictiva muy grande”, explica el presidente de Patim, Francisco López y Segarra, con motivo de la celebración del Día del Juego Responsable, el próximo viernes.

jueves, 16 de febrero de 2017

El Carnaval pone en escena el musical 'Mama Mía' a beneficio de la Asociación TP Cartagena





Las fiestas de Carnaval pondrán en escena el próximo 26 de febrero en el auditorio El Batel a las 18h el musical 'Mama Mía!.

 Qué lío de boda', cuya recaudación irá íntegramente a la Asociación de Ayuda e Investigación de los Trastornos de la Personalidad en Cartagena, Comarca y Mar Menor.