viernes, 24 de febrero de 2017

61º Congreso de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente, Integrando Miradas.

61 Congreso de AEPNyA 2017, Castelló





Como Presidente del Comité Organizador es un orgullo y un honor presentar el 61º Congreso de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente, Integrando Miradas, que celebraremos en Castellón de la Plana del 15 al 17 de junio de 2017.

En la Organización de un evento de esta envergadura nos hemos implicado todos los profesionales de los equipos de Salud Mental Infantil que atendemos a la población infanto-juvenil en nuestra provincia.

Conocedores de la existencia de diferentes miradas desde las cuales aproximarse al sufrimiento de la Infancia y convencidos como estamos de la necesidad de adoptar una actitud integradora de esas formas de mirar, nuestro objetivo y misión es poner en marcha un Congreso en el que el tema central sea la Integración en Salud Mental infanto-juvenil: integración en el trabajo diario entre profesionales; integración entre perspectivas teóricas explicativas de las patologías; integración entre diferentes abordajes terapéuticos; integración entre diferentes agentes sociales implicados en el cuidado de los menores (sociedad, escuela, familia, sistema de protección, justicia…)

Para ello estamos trabajando en la elaboración de un programa científico que cumpla con las expectativas y refleje esta realidad de nuestro día a día. Estamos convencidos de que solo con una mirada integradora y participativa podremos atender a las demandas y necesidades de una población tan vulnerable como la infancia y la adolescencia, tan crucial para el devenir futuro de la Sociedad.

Os invito desde aquí a participar en el Congreso, tanto con el envío de propuestas de trabajos como con vuestra asistencia a nuestra ciudad, donde será un placer poder recibiros y compartir unos días juntos.

Cordialmente,
Matias Real López
Presidente del Comité Organizador

martes, 21 de febrero de 2017

La autolesión: El lenguaje del dolor.





Dar significado al dolor no ha sido un tema fácil; entender que hay personas que se lo autoinfligen dificulta aún más la comprensión, si lo único que sabemos de él es que todo el mundo lo evita y teme sufrir. 

Pues, ¿qué sentido tiene generarse dolor físico para evitar un sufrimiento psicológico mayor?, ¿cómo una persona puede llegar a crear esta necesidad en la que a veces, ocultando sus lesiones, tira por tierra el argumento de que intenta llamar la atención? 
El presente manual explica, a través de casos y testimonios reales de pacientes, cómo muchas veces el origen de la autolesión es mucho más inocente de lo que los demás interpretan y no tiene que ver, en gran parte de las ocasiones, con un juego relacional en el que el paciente pretende manipular y conseguir beneficios de las personas de su entorno más cercano.
La autolesión se presenta aquí como respuesta a todas estas preguntas, dándole un sentido coherente al sufrimiento y a las conductas autolesivas; como medio para dejar de sentir, de sufrir, pero sobre todo como una alternativa a la muerte y al suicidio. Dolores Mosquera, en su incesable búsqueda e inquietud por conocer los más complejos sentimientos y comportamientos del ser humano, acerca al lector a la autolesión de una manera sencilla y de fácil comprensión, deteniéndose en cada motivo y discriminando este acto de la aparente relación y fácil confusión con el comportamiento suicida. 
Además de profundizar y matizar en los distintos medios y formas de autolesión, no olvida los fines, esenciales para poder abordar e intervenir en un tratamiento eficaz: a veces, como medida de control y regulación emocional; a veces, como señal de identidad; en otras, como medio de expresión emocional, en donde la ira, la culpa o el castigo se convierten en los protagonistas; y, en otras ocasiones, como dificultad para asumir o diferenciar responsabilidades.
Todos estos aspectos hacen del presente manual un libro imprescindible para los profesionales en el trabajo en clínica con pacientes que se autolesionan, además de una ayuda fundamental para la comprensión de los familiares e incluso para los propios pacientes que, careciendo de otros recursos y habilidades tanto de comunicación como de expresión emocional, optan por la autolesión como una medida que, aunque desesperada y desadaptativa, les permite sobrevivir y regular sus emociones.


Escrito por Dolores Mosquera Barral, su 1ª edición en mayo de 2008 publicado por la editorial Ediciones Pléyades. Dolores Mosquera Barral es psicóloga, fue directora de LOGPSIC. Entre sus libros se encuentran Diamantes en Bruto I y II y ha impartido diversos cursos y talleres.

sábado, 18 de febrero de 2017

PATIM LAMENTA LA “EXCESIVA AGRESIVIDAD” DE LA PUBLICIDAD SOBRE JUEGO "RESPONSABLE"



En los últimos años el juego on line ha ido ganando protagonismo frente al resto de adicciones. Muchas miradas se han dirigido hacia esta conducta que se está convirtiendo en uno de los principales problemas para toda una nueva generación digital y para sus familias. Uno de cada tres pacientes que demandan tratamiento en Patim lo hacen por abuso del juego. Y las cifras siguen aumentando en el último año. La proliferación de operadores del juego y una publicidad “excesivamente agresiva” para conquistar una posición privilegiada en un mercado en expansión alimentan las conductas de riesgo.
El gasto en publicidad realizado por los operadores durante el último trimestre del año pasado es de 31,72 millones de euros, lo que supone un aumento respecto al trimestre anterior del 62,57%, según los datos recogidos por la Dirección General de Ordenación del Juego, dependiente del Ministerio de Hacienda.
“El juego es una herramienta de socialización fundamental, de niños aprendemos muchas cosas jugando pero entonces estamos tutelados por nuestra familia, en la sociedad actual muchas personas no son conscientes de esos límites y las campañas de publicidad sólo nos presentan el lado más amable del juego, enviando mensajes a través de personajes que son referentes para los jóvenes o promocionando juegos de respuesta rápida y con una capacidad adictiva muy grande”, explica el presidente de Patim, Francisco López y Segarra, con motivo de la celebración del Día del Juego Responsable, el próximo viernes.

jueves, 16 de febrero de 2017

El Carnaval pone en escena el musical 'Mama Mía' a beneficio de la Asociación TP Cartagena





Las fiestas de Carnaval pondrán en escena el próximo 26 de febrero en el auditorio El Batel a las 18h el musical 'Mama Mía!.

 Qué lío de boda', cuya recaudación irá íntegramente a la Asociación de Ayuda e Investigación de los Trastornos de la Personalidad en Cartagena, Comarca y Mar Menor.


domingo, 5 de febrero de 2017

Últimos avances en farmacología para el TLP .




-Les informamos de las fecha del próximo taller que se realizará en la Fundación ACAI-TLP.
 Esperamos sea de su interés.

Como siempre, deben llamar antes, para reservar su plaza.

TALLER 2/: "últimos avances en farmacología para el tlp".  Miércoles 15 de febrero de 19 a 21h

Impartido por el Dr. Marc Ferrer del Valle Hebrón.
Se basará en las preguntas que deseen hacerle sobre el tema.



Predio socio: 15€
2º familiar: 15€
No socio:     30€


miércoles, 18 de enero de 2017

IV JORNADA DE DEBATE CLÍNICO. UN CASO EN BUSCA DE PSICOTERAPIA: TRASTORNO LÍMITE DE PERSONALIDAD-TLP














ACTIVIDAD : Actividad Gratuita
Estado : Abierto plazo de Inscripción
FECHA INICIO : 25-02-2017 
LUGAR / LOCALIDAD :
Edificio de la Bolsa. C/ pelota, s/n - Bilbao 

martes, 1 de noviembre de 2016

NUEVOS HORIZONTES.....


Igual que el poema de Antonio Machado y con esfuerzos y no menos dudas en muchos sentidos,hoy ya podemos comunicar que hay un nuevo "horizonte" lleno de esperanzas para los Familiares y Afectados por Trastorno Limite de la Personalidad  #TLP en Castilla y León.


Os dejamos los datos para todos aquellos que necesitáis INFORMACIÓN:

ACYLAI-TLP

Sede en León : C/Cardenal Lorenzana-nº1
León

Sede en Palencia: C/San Bernardo-nº5
Palencia

TELEFONO  CITA PREVIA: 648507767

jueves, 7 de julio de 2016

Trastorno Limite de la Personalidad ( TLP )


 



La evaluación inicial generalmente consta de un historial personal y familiar, también puede añadir un examen físico por parte de un facultativo.
Aunque no existen test fisiológicos que confirmen el TLP, se pueden emplear test médicos para excluir cualquier otra afección que se presente con síntomas psiquiátricos:
Entre otros instrumentos de evaluación psicológica están los cuestionarios de personalidad. Algunos de los más empleados son:[64]
  • Diagnostic Interview for Borderline Personality- Revised ® (DIBR).
  • Kernberg's Borderline Personality Inventory ® (BPI).
  • Millon Clinical Multiaxial Inventory III ® (MCMI-III).
  • Minnesota Multiphasic Personality Inventory-2 ® (MMPI).
  • Shedler-Westen Assessment Procedure-200 (SWAP-200).
  • Structured Clinical Interview for DSM-IV Axis II Personality Disorders ® (SCID-II).
  • Zuckerman-Kuhlman Personality Questionnaire (ZKPQ)- acentúa más los aspectos psicobiológicos de la personalidad.

El diagnóstico del  #TLP se enfrenta a varios desafíos:
  • Los rasgos de la personalidad también pueden estar originados por afecciones físicas. Para eliminar confusiones se realiza una evaluación inicial.
  • Otros trastornos pueden tener síntomas similares, pero diferentes en cuanto a variables significativas (duración, percepción por el sujeto, etc.). Por tanto, es necesario tener en cuenta las pautas de diagnóstico diferencial.
  • Con muy alta probabilidad el paciente también padecerá, simultáneamente, otros trastornos de la personalidad, incluso aquellos para los que se necesita el diagnóstico diferencial para distinguirlos. Se dice que, en ese caso, existen comorbilidades.
  • Por último, la personalidad límite es un «constructo», a veces muy discutido. Los profesionales emplean, convencionalmente, manuales y protocolos oficiales. Sin embargo, todos los pacientes son distintos, incluso a lo largo del historial del propio paciente varían las manifestaciones de la afección. Si esto es válido para otros trastornos, lo es mucho más para el TLP.

    Otros sistemas diagnósticos distintos al DSM

    El ICD-10 de la Organización Mundial de la Salud tiene un diagnóstico comparable, llamado «trastorno de la personalidad emocionalmente inestable-tipo borderline» (F60.31). Esto requiere, además de los criterios generales para un trastorno de la personalidad: perturbaciones e incertidumbre sobre la autoimagen, las metas y las preferencias internas (incluida la sexual); propensión a implicarse en relaciones intensas e inestables que en ocasiones conducen a crisis emocionales; esfuerzos excesivos para evitar el abandono, intentos recurrentes o actos de infligirse daños a sí mismo y sentimientos crónicos de vacío.
    La guía clínica usada en China para el diagnóstico de trastornos mentales, la CCMD de la Sociedad China de Psiquiatría, tiene un diagnóstico comparable, llamado «diagnóstico impulsivo de la personalidad». Un paciente diagnosticado de DPI debe mostrar «explosiones afectivas» y una marcada «conducta impulsiva», además de al menos tres de otros ocho síntomas. Este constructo ha sido descrito como un híbrido de los subtipos impulsivo y borderline del trastorno de la personalidad emocionalmente inestable, y también incorpora seis de los nueve criterios del DSM-IV.[85]


    Enlace:  http://www.wikiwand.com/es/Trastorno_l%C3%ADmite_de_la_personalidad

jueves, 30 de junio de 2016

¿Por qué se suicida la gente?




El sentimiento de no pertenecer a nada ni a nadie. La falta de conexión emocional.


El segundo factor que lleva al deseo de morir, según Joiner, es la frustración de la necesidad de pertenencia. William James escribe en sus Principios de Psicología (1890) que no puede imaginar peor castigo que soltar a un sujeto en medio de la sociedad y que nadie le hiciera caso; que entrara en un lugar y nadie se girara para mirarle, que nadie le respondiera cuando hablara, que a nadie le importara lo que hiciera, la invisibilidad, la sensación de no existir (la cita que he puesto de cabecera del post del sujeto que camino del puente buscaba una sonrisa y no la encontró ilustra esta sensación). Joiner dice que la necesidad de pertenencia es tan fuerte que su frustración puede llegar al suicidio. Durkheim también pensaba que el suicido resultaba en parte del fracaso en al integración social.

Cuando se pregunta a los pacientes por el riesgo de suicidio muchos responden que han pensado en el suicidio pero que su conexión con algún ser querido lo hace imposible. La literatura psiquiátrica refleja claramente que las personas que se suicidan se sienten aisladas y separadas cuando lo realizan. Tenemos también datos de que el sentimiento de pertenencia protege del suicidio: los casados se suicidan menos, cuantos más hijos tienen las mujeres menos riesgo de suicidio, existe una relación entre suicidio e inmigración, etc. También hay datos de que en tiempos de emergencia nacional la gente se une y ese sentimiento de pertenencia protege del suicidio. El presidente J. F. Kennedy fue asesinado el 22 de Noviembre de 1963 y entre el 22-30 de Noviembre de ese año no hubo ningún suicidio en 29 ciudades estudiadas mientras que sí los hubo los años anteriores y posteriores. En tiempos de guerra disminuyen los suicidios, incluso en los países neutrales que no participan directamente en la contienda. Hay también estudios de que cuando los equipos deportivos locales ganan disminuye el suicidio en la ciudad y aumenta cuando pierden.
 

miércoles, 29 de junio de 2016

NECESITAMOS UNA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA FUERTE (AEFTP)








   Una de las cosas más importantes que me han ocurrido en mi vida fue conocer a Marina Foret.  

Yo me encontraba más solo que Robinsón Crusóe, en mi búsqueda angustiada por encontrar un foro donde poder poner en común el problema del TLP. 


Ya mi hija M.... estaba diagnosticada, pero no encontrábamos ningún centro ni tratamiento con el más mínimo resultado positivo.

            Ingresó en varias comunidades terapéuticas sin conseguir nada o casi nada.

En FEAFES Badajoz y en el CRPS tampoco avanzamos ni ella como paciente, ni nosotros, sus padres, en la adquisición de habilidades para afrontar los problemas. Pero he ahí que descubro providencialmente que había una Asociacion Española (AEFTP )que trabajaba para mejorar las condiciones de vida de las familias que tenían el mismo problema que nosotros.

El primer contacto fue con su Presidenta de Honor y Presidenta de la Asociación de TLP en Cataluña. Pronto descubrí que Marina era una persona dotada de virtudes que me produjo una enorme sorpresa por su experiencia vital, su fuerza mental,  sus trabajos realizados, sus aportaciones de todo orden,  sus publicaciones,  su empatía y cercanía,  a pesar de que ella vivía y vive en Barcelona y yo en Badajoz, era algo que Dios había puesto en mi camino para que pudiese atisbar la luz al final del túnel.

En mi situación de soledad el hallazgo hizo que pronto se estableciese una relación de amistad y solidaridad. Ella se ofreció desde el primer momento a que, si yo estaba dispuesto a organizar algo, con su apoyo, vendría a Badajoz y no fue una promesa, fue un hecho que se produjo con verdadera eficacia y diligencia. Vino acompañada por otra pionera y luchadora por  los TP/TLP, Marian, Presidenta de la Asociación  Comunidad Valenciana, (ALAI-TP http://alaitp.blogspot.com.es/ )
 Y a quien también tengo mucho que agradecer no solamente yo y mi Familia sino muchas Familias de Extremadura, con las que trabajó aportando eficacia en el conocimiento y tratamiento de la patologia en los TP/TLP.

Pero no vinieron a Badajoz con las manos vacias,traían un documento de la Asociación Española 
( AEFTP) dirigido a la Consejera de Sanidad de la Junta de Extremadura y un dossier importantísimo para que nuestras Autoridades sanitarias tuvieran noticias de lo que venían haciendo en la Asociación Española en orden a la mejora de la atención a nuestros pacientes.

Visitamos conjuntamente también al Presidente del Colegio de Médicos, Pedro Hidalgo, que también nos prometió su ayuda y no solo lo prometió sino que ha sido la piedra angular en las acciones de difusión y sensibilización de los problemas de TLP en Extremadura.



Después de esto el paso siguiente fue convocar una reunión multitudinaria, a la que asistieron 140 personas;  autoridades de salud mental, psiquiatras, psicólogos, pacientes y familiares. Conseguimos despertar una enorme expectación en los medios oficiales y de Comunicación Social, gracias a los apoyos  de la totalidad de la Junta de AEFTP y sus aportaciones también valiosas y eficaces. La reunión la celebramos en la sede de una institución centenaria de Badajoz, cual es el El Casino, cuyo Presidente también puso a nuestra disposición todo lo que necesitase.

Y esto fue el pistoletazo de salida de La Asociación Extremeña de Familiares de Afectados por Trastorno de Personalidad (AEXFATP).

Por circunstancias sobrevenidas, y no deseadas, la Asociación Española de Familiares de Afectados por Trastorno de Personalidad (AEFTP) que tanto nos ayudó y a la que tanto debemos desde Extremadura, viene pasando por una crisis demasiado prolongada, por lo que desde aquí quiero hacer un llamamiento a todas las ASOCIACIONES territoriales existentes en España que trabajan para la mejora de las condiciones de vida de los pacientes de Trastorno de Personalidad y sus Familiares y a todas las personas que a titulo individual quieran y puedan hacer algo por recuperarla como instrumento de capital importancia en la ayuda a las familias de toda España, que recapaciten y entre todos podamos contar de nuevo con una Asociación Española fuerte, imprescindible si queremos tener un peso especifico ante las autoridades nacionales de Sanidad y ante las autoridades territoriales. 

Yo soy testigo de excepción de la eficacia que constaté en los entonces dirigentes de la Española a la hora de dar mis primeros pasos como Presidente de la Asociación Extremeña y no puedo ni pensar que perdamos una herramienta tan potente en nuestros afanes diarios y mucho menos por discrepancias que debemos de superar, olvidar y mirar hacia adelante.


Un abrazo para todos.

Manuel Márquez Martín, Presidente de AEXFATP






Detectan en la Comunitat el primer consumo en España de la peligrosa nueva droga 'krokodil'.



Conlleva graves consecuencias físicas en el sistema vascular, como abscesos, flebitis, tromboflebitis, hemorragias o úlceras, además de rápida necrosis y gangrena en músculos y tejidos.

El Grupo de Investigación TXP de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Castellón ha realizado un estudio sobre la detección del consumo de nuevas drogas y ha encontrado, entre ellas, el uso por primera vez en España de dietilmorfina o 'krokodil', una sustancia que puede provocar consecuencias físicas en el sistema vascular, como abscesos, flebitis, tromboflebitis, hemorragias o úlceras, entre otras, asi como daños en músculos y otros tejidos blandos, además de en los huesos, con una rápida necrosis y gangrena.


El equipo investigador, liderado por el doctor Gonzalo Haro, profesor del Departamento Medicina y Cirugía de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Castellón, junto con Abel Baquero, psicólogo de la Fundación Proyecto Amigo de Castellón, ha publicado este primer caso documentado científicamente de consumo de 'krokodil' en España en el último número de la revista Adicciones.
Según ha destacado el profesor de la CEU-UCH Gonzalo Haro, "aunque el inicio del consumo de 'krokodil' se situó inicialmente lejos de España, en Rusia, Ucrania y Georgia, la identificación de este caso en Castellón permite alertar a los profesionales sanitarios y terapeutas dedicados a la atención de la población drogodependiente en España sobre su detección, diagnóstico y tratamiento".

sábado, 25 de junio de 2016

El derecho a voto de las personas “incapacitadas”.

El próximo día 26 de junio, como todos sabemos, se celebran elecciones generales. Al hilo de esta convocatoria, el CERMI ha liderado una campaña para la reivindicación del derecho al voto de las personas incapacitadas judicialmente, campaña que ha tenido sus actos culminantes en la escenificación del voto de estas personas en diversos lugares públicos de España.
En opinión de quien esto escribe, ese tipo de campañas son muy necesarias, y hay que recordarles a las organizaciones políticas que los incapacitados también existen y que, aunque fuera por el mero interés de cosechar votos en estos campos, deberían recordarlos una vez en el poder y proceder a realizar las correspondientes modificaciones legales que les permitieran, sin tener que llegar a realizar interpretaciones, ejercitar uno de los derechos básicos en una democracia. Ahora bien, desde el punto de vista de la eficacia en el ejercicio de ese derecho, mi criterio hubiera sido proceder también, en su momento, a presentar las correspondientes reclamaciones individuales al censo electoral, para que pudieran estar resueltas antes del día 26 de junio y todos supiéramos si las personas incapacitadas podrán o no votar, es decir, conocer cuál es el verdadero criterio del Estado español ante la reclamación de este derecho. En este momento, sólo queda que el domingo las personas incapacitadas se acerquen a la mesa electoral o a la Junta Electoral de Zona y presenten la correspondiente reclamación por la privación de su derecho al voto.
Pero, ¿cuáles son los argumentos? ¿Pueden realmente ejercer el voto aquellas personas que han visto modificada su capacidad por un juez? Por desgracia, la respuesta es parcial, según y cómo, si el juez que decretó la modificación de la capacidad recogió  expresamente la prohibición del ejercicio del derecho al voto.
La Constitución española reconoce el derecho al voto de todos los mayores de 18 años y el art. 2 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General establece que únicamente no podrán ejercer ese derecho quienes hayan sido condenados por sentencia (en este caso, penal) a la suspensión de voto, quienes están internados en un hospital psiquiátrico mientras estén en dicho centro; y los declarados incapaces a través de una sentencia judicial firme. A parte del lenguaje desfasado (ya no se habla de incapaces, sino de personas cuya capacidad ha sido modificada), la LOREG es de 1985, no se han recogido ni los principios ni los derechos expresos que la Convención de Nueva York sobre derechos de las personas con discapacidad ratificada por España en 2008 reconoce al colectivo.
(Una nota importante: según la propia Constitución, los tratados internacionales se encuentran, en una imaginaria pirámide legislativa, a un nivel por debajo de ésta pero por encima de las leyes internas).

jueves, 23 de junio de 2016

Primer Hospital de Día monográfico para pacientes con Trastorno grave de Personalidad de la CV (Comunidad Valenciana)






  • - Un equipo multidisciplinar de profesionales sanitarios proporciona a estos pacientes tratamiento integral e intensivo
  • - El centro acaba de implantar el novedoso programa STEPPS de entrenamiento grupal en habilidades para pacientes con trastorno límite de la personalidad




    " En el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP), también llamado trastorno de inestabilidad emocional, las personas presentan inestabilidad emocional e impulsividad, asociada generalmente a conductas autolesivas.
    Esta falta de autorregulación emocional puede ocasionar muchos problemas en los adolescentes y sus familias, y se ve reflejada en síntomas tales como frecuentes cambios de humor, las conductas impulsivas, la intensidad emocional incomprensible para el entorno, una tendencia al autocastigo ante el dolor emocional, etc." 

    Los pacientes son derivados desde las Unidades de Salud Mental de los Departamentos de Sant Joan y Alicante, pudiendo derivarse desde otros recursos a través de éstas.
    “Para entender el concepto de trastorno de la personalidad hay que salirse del concepto clásico de enfermedad. Se trata de personas que tienen unos patrones de personalidad determinados que les generan dificultades en el día a día. En realidad, es una forma de entender el mundo y de reaccionar ante él”, sostiene el doctor Elvira.
    Por ejemplo, ante una situación de estrés, responden de forma intensa, teniendo dificultades para volver al estado de estabilidad basal. “Su inestabilidad funciona a tres niveles, el emocional, el de las relaciones personales y en la identidad como individuo”, precisa el jefe de Psiquiatría de Sant Joan.
    A través de este programa se pretende, en líneas generales, “trabajar esa inestabilidad emocional y las dificultades en su funcionamiento psicosocial, actuando en algunos casos como transición entre la Unidad de Hospitalización y la reintegración en la comunidad, evitando a estos pacientes las estancias hospitalarias excesivamente prolongadas”, explica el psiquiatra Pedro Iborra.
    Además, este dispositivo pretende optimizar los recursos sanitarios, evitando la hiperfrecuentación en la demanda asistencial, con una alta probabilidad de ingresos, asociada a algunos de estos pacientes.





    sábado, 11 de junio de 2016

    Todos somos Borderline, (TLP) .




    Todos somos borderline 

    Hace 10 años estas palabras aparecieron en un texto (Clínica psicoanalítica en la crisis: resignación y esperanza), en referencia a cuestiones que se presentaban en la clínica, y que me llevaban a reflexionar además sobre la actualidad de la cultura y de la subjetividad. Apenas volveré sobre parte de lo allí enunciado. La década transcurrida permitió observar la pertinencia de muchas de las hipótesis allí esbozadas.
    Avance de la insignificancia: idea-concepto de Cornelius Castoriadis, que hace referencia a un estado de destitución del sentido social, sentido que es a la vez indispensable para la construcción de sentido por parte de la psique. Ese sentido socialmente instituido oficia de cemento que mantiene unida a una sociedad. Es una producción del imaginario social instituyente [1] que crea así un mundo simbólico que será habitado por los sujetos. Si ese cemento es rígido, inestable, débil, si está en desestructuración o ha caído, no dejará de tener efectos sobre la psique en su capacidad de construir su propio cemento, que hace - entre otras cuestiones - a las fronteras intra e intersubjetivas.
    Fronteras, bordes: las llamadas patologías de los bordes justamente tienen que ver con fallas en los mismos. André Green sostiene que hay que buscar fallas en el objeto de origen - por su intrusiva presencia o su denodado abandono - para poder entender que frente a dicha falla se ponen en juego diversas defensas: descarga en el cuerpo (psicosomática), pasaje al acto, adicciones, desinvestimiento del mundo. Extiendo esta idea a que para la psique es indispensable la existencia - lo que sostenía arriba - de un mundo social de sentido para poder constituir el propio. Tarea de inmersión en un mundo simbólico que está en manos del otro en el origen de los tiempos del infante, y que luego debe hallar en las diversas instituciones de la sociedad (escuela, trabajo, las significaciones referidas a la moral, la ética, el orden de sexuación, las miras de la sociedad, etc.) su continuación. Sentido que es a su vez tomado por la psique y traducido, recreado, metamorfoseado en un sentido propio. La sociedad al fallar en donarles a los sujetos un sentido investible, puede producir lo que denominé como un estado borderline artificial, que se produce en un más allá del malestar en la cultura, diferenciado del malestar en la cultura debido al ataque que hace al yo de los sujetos.
    De allí esta provocadora enunciación: avanza la insignificancia: todos somos borderline. Es decir: si el mundo de sentido no cumple con su función orientadora para la psique, las fronteras de esta se pueden ver afectadas. El mundo de sentido es ese magma de significaciones enlazadas a - ni más ni menos - modelos identificatorios y modos de conducir el mundo pulsional de los sujetos. El sujeto crea su propio sentido en esa zona de entrecruzamiento entre su historia, su imaginación radical, el sentido socialmente instituído y lo actual de su vida (que incluye la vida y acontecimientos sociales, sus lazos con otros, etc.).
    Debe entenderse entonces que no utilizaré - como no lo hice entonces - a lo denominado borderline como una entidad clínica, sino como una vía para entender un modo de ser de la psique, para entender su dificultad en establecer fronteras sea al interior de sus estratos, tanto como con el mundo (en el que están los otros). Para avanzar en esta idea, haremos un recorrido histórico, recorrido que - adelanto - pondrá a la discusión lo siguiente: allí donde la neurosis era un modo de estructuración de la psique afín a un modo de ser de la sociedad, encontramos por lo menos formas mixtas donde lo denominado borderline es ilustrativo de nuevas estructuraciones ... o desestructuraciones. Allí donde encontrábamos a eros, hoy nos topamos con tánatos, en una convivencia en la que el segundo podría estar ganando la partida.
    Una comparación - odiosa como todas, pero orientadora - entre dos heroínas nos permitirá avanzar en nuestro camino.

    Elisabeth, 1900
    Elisabeth von R. es en buena medida coautora del método analítico, ya que con ella Freud implementa la asociación libre - y su sintomatología histérica es representativa no solo de su historia y avatares edípicos, pulsionales y deseantes, sino que está finamente anudada a significaciones de su época, que ha pasado a la historia como aquella regida por la moral victoriana. Promotora de una moral sexual cultural que para Freud ayudaba a producir una nerviosidad moderna (Freud, 1908). Elisabeth von R. se encontraba atrapada en un deseo detenido por la represión, cuestión metapsicológica no del todo separable de la represión del ejercicio de la sexualidad que dicha moral propugnaba, ligada a modelos identificatorios y modos de satisfacer/desviar el mundo pulsional. La época mostraba sus marcas en reprimidas, frustradas y frustrantes histéricas y obedientes y eficaces obsesivos que, de paso, reproducían un orden social que los “necesitaba” así. Sin respetar a rajatabla a las distintas clases sociales, un modo de ser mujer y de ser hombre se reproducía atravesándolas, por supuesto que con diversas metamorfosis pero en general respetando determinada manera de conducir el mundo pulsional e identificatorio.
    Predominaba la represión como uno de los destinos de la pulsión que habita en el deseo, retornando este bajo la forma de síntoma conversivo, que, interrogado, develaría la verdad del deseo. Algo fundamental para lo que aquí desarrollaremos, es recordar que la pulsión - para ingresar a la psique - debe hallar representantes en ésta: ellos son las representaciones y los afectos. Son los que han sido denominados representantes representativos de la pulsión.
    Si las significaciones de época deciden sobre el destino de las pulsiones, lo hacen, por lo tanto, sobre sus representantes en la psique: las representaciones y los afectos. Cada época propone caminos posibles para dichos representantes, como un modo social de conseguir un cemento que permita a la sociedad cierta unidad. Podemos decir que las significaciones de época imponen modos de representar, sentir y hacer. O que no hay modo de representar, sentir, hacer que no sean – en su mayor medida- sociales e históricos.
    Lisbeth, Millenium
    La historia parece estar mostrándonos modos regresivos, degradados y también probablemente nuevos y de porvenir incierto, del mundo afectivo y representacional, debido a los destinos que impone al mundo pulsional. Ya no al modo de la histeria - o incluso, ya no histerias al modo de Elisabeth von R.., o fobias y obsesiones - . sino más bien parece señalar el modo que encarna Lisbeth S.. Lisbeth Salander: protagonista de la película Millenium. Los hombres que no amaban a las mujeres, adaptación del libro del mismo nombre, de Stieg Larsson. Sabemos - porque el mismo autor lo ha dicho - que intenta denunciar el modo de ser de la sociedad sueca – relativo a las significaciones imaginarias presentes en la misma - , y cierto destino que le otorga a las mujeres. Y no nos parece muy alejada esa sociedad de un mundo de significaciones que circula en las sociedades occidentales, con sus particularidades, pero sin perder un sentido que es cada vez más globalizado.
    Entre Elisabeth von R. y Lisbeth S. hay notables diferencias y parecidos, más allá de lo que las apariencias dejan ver. A Elisabeth von R. le fue asignado el diagnóstico de histeria, y el análisis de su síntoma llevará a interpretarlo como una defensa contra su deseo edípico hacia el padre - desplazado en un cuñado -. Elisabeth cuidó a su padre abnegadamente durante su enfermedad terminal, y luego padeció la muerte de su madre. Lisbeth S. – en cambio - ha matado (o por lo menos ha intentado hacerlo) a su padre golpeador/abusador - para vengar el maltrato que les proporcionó a ella y ha su madre (inutilizada por este para criar a Lisbeth) -, y ha sido diagnosticada por un psicólogo como personalidad antisocial, asesina potencial, esquizofrénica, y alojada en una institución acorde a tal diagnóstico, se ha prostituido en la adolescencia, está bajo libertad vigilada, y ahora transita como hacker y hace de la venganza de todo hombre que no ame (que maltrate, pervierta, asesine) a las mujeres un objetivo. Solitaria y desconfiada, inexpresiva, y a la vez cargada de odio, ejerce justicia por mano propia, en coincidencia con un mundo en cuyas instituciones los sujetos han dejado de creer. Mientras en épocas de Elisabeth von R. las instituciones (justicia, poder político, medios de comunicación, familia, trabajo, economía, etc.) eran depositarias de credibilidad, o eran combatidas vigorosamente por movimientos que buscaban instituir otro tipo de sociedad – igualitaria - , en la de Lisbeth ya no se espera nada de ellas, y a lo sumo buena parte de los sujetos intentan sobrellevar/sobrevivir el maltrato (muchas veces bajo la forma del abandono/exclusión) al que los somete. Mientras que la oposición a la sociedad parece desarrollarse sobre arenas movedizas, sin que puedan establecerse con claridad las vías para el acceso a otro tipo de sociedad, o inclusive cómo ésta debiera ser.
    La hiperpresencia de la realidad
    Lisbeth S. parece ignorar la verdad que se oculta detrás de sus actos: o estos están tan ligados a una historia real, que toda justificación que no se ampare en ellos puede resultarle exótica. En el acto está su verdad, y no aparecen formaciones sintomáticas. ¿Sería accesible a un análisis Lisbeth?, ¿lo demandaría?, ¿podría ubicarse en posición de padeciente, dar paso a la angustia? Antes de que dichas preguntas puedan ser siquiera formuladas, es tomada por el sistema carcelario y psiquiatrizada. Se obtura así la posibilidad de interrogar su padecimiento. Sobre qué verdad podría transmitirnos éste, sobre ella y sobre la época. ¿Cuál podría ser su aporte, como lo fue el de Elisabeth más de cien años atrás?
    Podemos apreciar en Lisbeth una hiperpresencia de la realidad (histórica y actual en este caso). Es una característica de nuestra época. En nuestras sociedades, la hiperpresencia de la realidad (del cuerpo, del otro, de lo laboral, de acontecimientos sociales, etc.) parece tomar el relevo y al mismo tiempo impedir el advenimiento de la capacidad elaborativa de la psique, del trabajo de entramar y desentramar representaciones y afectos, de la actualidad y de la historia, entretejidos con un mundo deseante en el que pueden apreciarse las marcas edípicas y de los lazos originarios. Esto es una potencial dificultad para los sujetos de tramar su mundo deseante y fantasmático. Y por lo tanto de crear síntomas: en su lugar, depresiones inespecíficas, pasajes al acto, angustia generalizada (que se ha dado en llamar ataque de pánico), adicciones, afecciones psicosomáticas ...
    Elisabeth von R. muestra en su sintomatología la identificación con su padre, es más, esta identificación representa un momento crucial del lazo entre ambos. En Lisbeth S. esta posibilidad está ausente. Ha transitado una infancia marcada por la presencia de un padre perverso que ha causado accidentes en el miramiento materno (Fernando Ulloa). Anoréxica, aislada, conectada solamente con el mundo virtual, sin amistades (salvo su amigo hacker, denominado “plaga”), con una sexualidad ad hoc (hétero u homosexual), llena de odio apenas contenido y bordeando el estallido - que cuando se produce replica la violencia a la que fue sometida - , con marcas diversas en el cuerpo (tatuajes, piercings), parece poder entrar y salir de situaciones-límites como quien oprime un switch. 
    ¿La era de Lisbeth S.?
    La película muestra reiteradamente cómo el afecto regresiona/degrada a pulsión. Se descarga en el cuerpo, en acto, adicciones ... También cómo el erotismo dejó el paso a una sexualidad desnuda de metáforas y de reconocimiento del otro ligado a la ternura. Mientras en Elisabeth von R. se encuentran reprimidos deseos sexuales, en Lisbeth es al revés: lo que está ausente “reprimido” es la ternura. Amor sin sexo de un lado, sexo sin amor del otro.
    Y sin embargo ... Lisbeth se enamora (lo confiesa cuando le dice a la madre que no hay que enamorarse) de un hombre que ama a las mujeres, y que intenta hallar justicia allí donde estas han sido asesinadas por un asesino serial nazi. El lazo con este hombre le permite (¿por primera vez?) transitar por la ternura: visitará así a su madre recluida en un geriátrico (“debí haberlo hecho hace mucho tiempo”, reconoce).
    El film plantea una cuestión inquietante: habría que ir más lejos que lo que la subjetividad del hombre amado por Lisbeth lo permite para poder hacer justicia. Ella va más lejos. Una justicia de hombres y mujeres solitarios, apartados de la burocracia estatal y de la ley, apartada de lo colectivo. ¿Es la única alternativa?
    Podemos observar la alteración del lazo con el semejante (ya no parece alcanzar la serie enumerada por Freud en Psicología de las masas y análisis del yo), la crisis de la familia (burguesa), el predominio de lo digital sobre lo analógico, la presencia cada vez mayor del mundo virtual, el estar de modo permanente on line (todas cuestiones que hacen a la hiperpresencia de la realidad) la compulsión al consumo, la aceleración de la temporalidad ... Y en medio de todo ello la crisis de la significación paterna, que en la película aparece por un lado en la versión bestial de lo paterno encarnada en el padre de Lisbeth, y por el otro en su compañero, el periodista/protagonista Blomkvist que es descrito por Larsson como portando estereotipos femeninos, mientras que Lisbeth porta los masculinos. Crisis de la significación paterna que no debiera confundirse con la destitución del orden patriarcal. Todas estas son cuestiones que obligan a pensar en otros modos de la subjetividad, por lo tanto del padecimiento, y como consecuencia, de la cura. ¿Donde era Emma Bovary, ha devenido Lisbeth Salander?
    Todos somos borderline
    La destitución del mundo simbólico, a manos de la aceleración de la temporalidad y de la preeminencia de la tecnología ligada sobre todo a la imágen - ambos factores solidarios - es una consecuencia de la aceleración de la producción y el consumo que impera en los países capitalistas, consecuencia del siempre más y de la sed de lo nuevo por lo nuevo que anida en la significación del capitalismo. Esto pone en crisis significaciones centrales. Aquellas que estaban fuertemente instituidas en épocas de Elisabeth von R., hoy están por lo menos fragilizadas. Si en época de Freud la represión social del ejercicio de la sexualidad encontraba eco en la represión psíquica exacerbada de retoños de la sexualidad infantil, hoy, la destitución del mundo de sentido va de la mano de una crisis del imaginario social instituyente - aquél que crea el mundo simbólico - y esto encuentra en la psique un correlato en dificultades en el ejercicio de la imaginación radical [2]. Los representantes representativos de la pulsión degradan, o no se producen. Los trastornos (ya no síntomas) que hemos mencionado (pasajes al acto, afecciones psicosomáticas, desinvestimiento del mundo, etc) son prueba de ello.
    Si el hacer hablar a las histéricas y obsesivos permitió develar un mundo oculto, no solamente en la psique, sino en la sociedad (tenemos a la vista el cuestionamiento de la moral sexual imperante, de la sacralización de la familia burguesa, el modo de ser de la sociedad moderna, o la iglesia y los ejércitos), lo que lo borderline puede decir tiene la misma importancia, y algo de ello hemos descripto. Pero también - y el personaje de Lisbeth Salander es una muestra de ello - hay algo de positivo - o algo potencialmente positivo - que anida en una subjetividad como la descripta. Nuestra heroína (como lo fue Elisabeth) no solo denuncia un modo de ser del mundo instituido, sino que muestra algunas armas para combatirlo - más allá de su modo individualista y a-social, alejado del mundo político. En los intersticios de una sociedad en la que el miramiento está ausente, podemos hallar puntos de fractura, tal como nuestra heroína del 1900 nos mostraba en los intersticios de la represión de la sexualidad. La sexualidad misma se mostró como arma para instituir - al liberar sus retoños reprimidos, al poder liberar cadenas de significaciones atascadas en la moral que las amordazaba. ¿Hoy qué nos espera? Tal vez no lo sepamos aún. Lo que sí sabemos es que la fragilidad de fronteras es potencial fuente de creación, como lo demuestra la creación artística. En la que no corresponde hablar de fragilidad (que puede obturar la creación) sino de plasticidad, siendo sus productos sometidos a reflexión, a trabajo elaborativo. Lisbeth S. enseña - en medio de su sufrimiento por momentos no sentido como tal - la posibilidad de crear actos instituyentes de una subjetividad no adaptada al padecimiento y al sentido que lo origina, impuestos por una sociedad que mortifica con su cultura.

    Yago Franco- El Psicoanalitico 

    Notas
    [1] Para Cornelius Castoriadis, es la posición (en el colectivo anónimo y por éste) de un magma de significaciones imaginarias, y de instituciones que las portan y las transmiten. Es el modo de presentificación de la imaginación radical en el conjunto, produciendo significaciones que la psique no podría producir por sí sola sin el colectivo. Instancia de creación del modo de una sociedad, dado que instituye las significaciones que producen un determinado mundo (griego, romano, incaico, etc.) llevando a la emergencia de representaciones, afectos y acciones propios del mismo. Se debe diferenciar del término "imaginario social" que habitualmente circula, y que es sinónimo de representaciones sociales.

    [2] (Castoriadis) Capacidad de la psique de crear un flujo constante de representaciones, deseos y afectos. Es radical, en tanto es fuente de creación. Implica creación, y no solo repetición, o combinaciones sobre una cantidad predeterminada y finita de representaciones. La psique tiende a interrumpir este flujo de imaginación radical, debido a las demandas de socialización; la reflexión a la que se adviene en un tratamiento psicoanalítico, permite liberarla de un modo lúcido. Con esto Castoriadis retoma la propuesta de Freud de la exigencia de figurabilidad, mecanismo previo a la condensación y el desplazamiento.